Volver
23 de noviembre de 2017

LA PREVENCIÓN DE RESIDUOS, FIRME APUESTA DE AEVERSU

Ante la celebración de la Semana Europea de la Prevención de Residuos 2017, algunas de las plantas adscritas a AEVERSU han intensificado sus esfuerzos en el ámbito de la educación y la divulgación para que la reducción sea, de facto, el principal cimiento de la gestión sostenible de los residuos.

Las plantas integradas en AEVERSU apuestan de forma decidida por la prevención y la reducción como soportes inequívocos de una gestión sostenible de los residuos.

  • Tomando en consideración la máxima de que “el mejor residuo es el que no se produce”, la organización apela a la necesidad de que los esfuerzos de las administraciones, las empresas y los ciudadanos se centren precisamente en generar menos desechos.
  • Asimismo, insiste en la necesidad de que, una vez producidos, los residuos reciban el tratamiento adecuado, priorizando su reutilización y reciclaje, procesos que deben ser complementados con la valorización energética de la parte no reciclable, evitando que ésta acabe depositada en vertedero.
  • De hecho, la recuperación energética está incluida en el criterio multierre, buque insignia de la economía circular.

Tomando como referencia la máxima de que “el mejor residuo es el que no se produce”, la organización apela a la necesidad de que los esfuerzos de las administraciones, las empresas y los ciudadanos se centren precisamente en generar menos desechos, en aprovechar al máximo los productos y en fomentar su reciclado a través de una correcta segregación de los mismos en origen y posterior depósito en los contenedores correspondientes, cerrando así el círculo de su recuperación.

No obstante, y teniendo en cuenta que hay tipologías de residuos que no se pueden reciclar, la función de las plantas de valorización energética se orienta precisamente a poner en valor la fracción no reciclable y evitar que ésta acabe depositada en vertedero, con el consiguiente riesgo para el medio ambiente y la salud pública.

Y esto es precisamente lo que vienen haciendo desde hace años las 11 plantas adscritas a AEVERSU (10 en España y 1 en Andorra): complementar el principio de las tres erres (reducción, reutilización y reciclaje) y aprovechar, de una forma limpia y respetuosa con el entorno, la parte que no se puede valorizar en fases anteriores, recuperando la energía contenida en la misma. Una operativa perfectamente asentada en los países del norte de Europa y que ha hecho posible que éstos se distingan por haber alcanzado altas cotas de reciclaje y bajos índices de vertido, inferiores al 4%.

En España, donde la implantación de la valorización energética es todavía deficiente, el uso del vertedero se dispara hasta el 55%, una situación preocupante para el bienestar y calidad de vida de la ciudadanía.

Fuente: AEVERSU

Más información